My first time

Entry previously posted on 29/05/11

  La primera vez nunca sale bien, uno está más preocupado en ver cómo funciona el mecanismo en sí, que en el propósito. Mi primera vez fue un desastre, recuerdo que fue en un cine, y que ella se llamaba Vero. Para ella no era la primera vez, se notaba a años luz que ya lo había hecho antes. Jo, le di la noche, no paraba de moverme, de ponerme y quitarme las gafas, de hablar. Hay que entender que luego uno ya se familiariza con el asunto, pero al principio se quiere comprobar hasta el más mínimo detalle de cómo funciona la cosa y apenas se disfruta. Y no vayais a pensar que fueron solo 10 o 15 minutos eh, que aquello duró como 2 horas.

  Ayer, después de casi un año de aquella mi primera vez, fui de nuevo al cine a ver una peli en 3D, esta vez fui solo, no quería fastidiar a nadie. Lo vi de otra manera, ya no me quitaba y me ponía las gafas tanto como con Vero. La peli no lo merecía, pero yo quería volver a experimentar la sensación. La primera vez cuando entré en la sala me dieron unas gafas 3D que luego tuve que devolver, pero se ve que ahora ha cambiado el sistema. Me preguntaron en la taquilla si traía las gafas, y yo que no entendí la pregunta, le dije que no, que yo me había operado hace ya tiempo en la Clínica Pascual. Luego ya resuelta la confusión, le dije que no, que uno suele llevar siempre en lo alto otras cosas por si surge la ocasión, pero no unas gafas 3D, así que allí en el cine me tuve que comprar unas para ver la peli. Ahora siempre las llevo encima cuando salgo, nunca sabe uno cuando puede ser la próxima vez. Las gafas 3D y yo somos todo uno, vamos siempre en pareja, somos inseparables, como los Agapornis.

  Cuando el otro día paseando por la calle casi piso el cartel que se ve en la foto que acompaña este texto, pensé que era un mensaje en clave, porque no tenía ni idea qué era eso de los “Agapornis papilleros”. Ya camino de casa, pensé que lo de “papilleros” vendría de “papilla”, y que igual era alguien que quería vender un animal recién nacido. Y ya cuando llegué a casa comprobé no solo que estaba en lo cierto, si no que desde hace casi un año no hay día en que no me acuerde de los agapornis. Lo que pasa es que para mí eran simplemente esa pareja de loritos pequeños verdes, que les dio por hacer un nidito justo en el árbol que hay enfrente de la ventana donde yo duermo. Así que es así como me he enterado de que los putos loritos que tengo todo el santo día piando y trinando en verdad se llaman agapornis, no “putos loritos”.

  Por cierto yo también vendo dos agapornis, pero estos no son papilleros, que ya están creciditos, estos son porculeros, que a eso no hay quien les gane.

  Nada, para este último domingo de mayo de 2011, os dejo con Astrud y su “Superhombre”, que seguro que también fue el inventor de las pelis en 3D -y de los agapornis-…..

  Pd.: El Post de hoy para Vero, que hace mucho que no le dedico nada, y por iniciarme en el 3D.

Posted in Miscellaneous | Leave a comment

Creo que eso es de cajón . . .

Entry previously posted on 11/11/08

   El otro día se me metió en la cabeza echarme una ex, sí, sí, una ex-novia. La gente me dice que para tener una ex hay que haber tenido primero novia, que es un requisito ineludible, y que yo nunca he tenido novia, que entonces no me puedo echar una ex-novia, además uno tiene ex-novias y ya está, que uno no se puede echar ex-novias así como así. No sé, a mí me hacía ilusión, la gente con tal de desganarte hace lo que sea. Ayer, sin ir mas lejos, estaba una compañera del trabajo recién casada hablándome de lo caro que sale tener hijos, con todos los gastos que tienes que hacer, y que además el primero es el que te sale más caro, ya que te tienes que comprar el carro, la cuna, la bañerita, etc., y que para el segundo ya lo tienes todo y te sale más barato. Yo le dije entonces que era mejor empezar por el segundo, que tuviera primero el segundo -que sale más barato-, y ya entonces cuando estuvieran más desahogados, que fueran a por el primero, a por la parejita. No sé, creo que eso es de cajón, se le hubiera ocurrido hasta a un niño, pero ella empezó a reírse y ahora cuando se cruza conmigo por los pasillos me mira de una manera rara. Yo creo que empiezan a desconfiar de mí en el trabajo. Cuando hace un año llegué allí, ya les dije a mis compañeros que esa empresa no podía ser muy seria, que de una empresa que me contrata a mí por empleado no se puede sacar nada positivo. Por aquél entonces también se rieron. No sé, a la gente le da por reírse cuando abro la boca, mejor me callo.

Posted in Miscellaneous | Leave a comment

Cervezas y Tatuajes -y Británicos-

Entry previously posted on 20/11/10

  Hará unos 4 años por cuestiones de trabajo tuve que pasar una semana en verano, junto con otros tres compañeros, en Benidorm, donde fui a chequear instalaciones varias de dos edificios de apartamentos de las alturas que se estilan por aquellos lugares, uno de ellos tenía 29 plantas, y el otro 34. Por otro sitio de España que no sea Benidorm, nos puede chocar un poco ver edificios con ese número de plantas, pero allí, y supongo que ya a estas “alturas” de la película es difícil volver atrás, quizá los edificios ya tengan que tener ese número de plantas si quieren buscar algún trocito de sol, es lo que tiene estar rodeado de edificios de más de 30 plantas.

  Las construcciones de este tipo de edificios tienen ciertas peculiaridades sobre todo en lo relativo a la movilidad del personal que trabaja allí durante la obra, como es que exista la profesión del ascensorista, el cual es un señor que se tira sus ocho horas de trabajo diarias metido en un ascensor -el cual tiene decorado igual que si fuera su taxi, con fotos, amuletos, etc.- con un walkie-talkie, y recibiendo llamadas de algún albañil para que lo recoja en la planta 32 por ejemplo y lo lleve a la planta 5 porque se le ha olvidado el palustre allí. Por cierto, que allí en Benidorm, con sus 52 plantas y sus 186 metros de altura, se encuentra el hotel más alto de Europa, el Gran Hotel Bali. Reto a quien quiera a que se suba -yo lo hice sin ser cliente del hotel- en alguno de sus dos ascensores panorámicos que dan al exterior y no se tenga que pegar como una lapa como hice yo a la pared sintiendo que todo se viene abajo cuando uno se ve como colgado en una fachada a más de 150 metros de altura.

  A la hora de alojarnos, lo hicimos en uno de los hoteles de los que se encuentran en el paseo marítimo, hotel que estaba lleno de jubilados principalmente británicos, donde la chica más joven que pudimos ver en el hotel, rozaría los 65-70 años. Recuerdo que el último día de nuestra estancia, ya cuando estábamos pagando en recepción, vimos en el hall del hotel a una mujer que sería seguro hija o nieta de alguna de las otras dos que iban con ella, y que tendría unos 50 años, y no veas como la mirábamos, se nos iban a salir los ojos, lo que es acostumbrarse a una cosa, Dios mío. Bueno, pues el caso es que lo que os quería contar es que mientras desayunaba allí el típico Full English Breakfast, no os podéis llegar a hacer una idea de lo antiestético que puede resultar llegar a ser estar rodeado de octogenarios y nonagenarios tanto hombres como mujeres, con tatuajes en hombros, caderas, espaldas, brazos o piernas, la mayoría de ellos borrosos e inidentificables a causa de los pliegues de la piel a esas edades.

  Esto de los tatuajes es una cultura que sobre todo en el Reino Unido lleva ya casi un siglo -casi el mismo que tendría alguna de las que vi tatuadas-, y que aquí en España era cosa principalmente solo de hombres, legionarios muchos de ellos, y que no estaba muy bien visto hasta hace unos 20 años, cuando en los noventa se puso de moda la cultura del tatuaje sobre todo entre las féminas. Hoy en día, no es raro encontrar familias con al menos alguno de sus miembros -miembros de la familia me refiero- tatuados. Así, que como se ve que esto es un poco irreversible, os acabo de adelantar la postal típica que se verá por las playas españolas a partir de unos 40-50 años, cuando esas niñ@s que empezaron a tatuarse en los 90 tengan ya 70-80 años.

  Otra de las aficiones culturales a las que también son propensos los británicos, es la de la bebida, y no me refiero obviamente al líquido elemento. De hecho, la semana que estuve en Benidorm, coincidió con que un equipo de la Premier League había alquilado el campo de fútbol de Benidorm para celebrar, con fuegos artificiales por la noche incluidos, que habían acabado la liga. Y el recepcionista del hotel donde estábamos alojados nos contó que esa noche se había agotado el reparto de cerveza en Benidorm. Bueno, pues esto de la bebida allí -en el Reino Unido– se ve como algo natural, cultural, y por supuesto nada ni reprochable ni mal visto. Aquí en España, por lo general, hartarse de beber, o ver a gente borracha por la calle es una cosa que la sociedad más o menos lo disculpa si el que lo hace es una persona joven. Ahora, si el que lo hace es una persona que pasa ya de los 35-40 años, y sigue con esa conducta, entonces ya empieza a estar mal visto y a considerársele como un borracho o alcohólico, nada que ver con lo que ocurre en el Reino Unido. Yo he visto allí salir de un pub a dos hombres de unos 50 años todo borrachos a pelearse en la calle, mientras que sus esposas -o parejas- estaban en la acera ambas esperando a que dejaran de pelearse. O sin ir mas lejos, aquí este verano, una de las profesoras británicas que tenía en una de las escuelas a las que voy a mejorar mi inglés, que rozaría ya los cuarenta, nos contaba como al día siguiente de que España ganara el Mundial de Fútbol -su marido es Español-, que cuando se levantó se encontró todas las sábanas de su cama manchadas de pintura roja y amarilla. Pintura que el día anterior ella se había puesto en la cara simulando la bandera de España, y que después de haberse puesto de cerveza hasta arriba durante el partido, cayó redonda en la cama sin acordarse de la pintura hasta que a la mañana siguiente vio las sábanas. Y se lo estaba contando a un grupo de alumnos como la anécdota más natural del mundo, cuando se supone que es una profesora, que está enseñando, y que debería dar ejemplo. Repito, es cultural. De hecho esta gente tienen una expresión única y exclusivamente para referirse a tomarse la última copa antes de acostarse. A nightcap: a little drink of alcohol before going to sleep.

  Y los británicos que compraron la casa de campo vecina a de la de mis padres, cerca de Coín, lo primero que hicieron fue cambiarle el nombre y ponerle “ San Miguel”, pero no os creáis que pusieron el nombre en la entrada con letras de cerámica al estilo rústico, nada de eso, que pusieron una madera barnizada con el logotipo de “Cerveza San Miguel”. Y ahí sigue.

  Smile…

Posted in Miscellaneous | Leave a comment

The Pope Vs Confucio

Entry previously posted on 23/10/10

  Hola, he vuelto, sí, un poco filosófico, lo sé, os cuento.

  Resulta que un día en la escuela de inglés de Bristol la “Cuestión cultural del día” era la literatura que en cada país le hacen leer en los colegios/institutos a los niños/jóvenes. Pues bien, la profe nos dijo que en Inglaterra suele ser Shakespeare, John Donne -For whom the bell tolls-, Jane Austen y la Literatura Victoriana. Los Alumnos italianos nos dijeron que en Italia principalmente Dante Alighieri. Los españoles dijimos que Delibes, Cela, Cervantes y Juan Ramón Jiménez. Y cuando le tocó a la Taiwanesa hablar, nos dijo que a ellos le ponen a leer a Confucio. Yo me quedé Idem, ya que yo no he estudiado filosofía, y asociaba al susodicho con algún filósofo de la Grecia Antigua. Y cuando ya me puse un poco al día, esto me hizo pensar que en esta hija de Confucio me había encontrado a una de aquellas 3.300 millones de almas de las que os hablaba cuando os anuncié el pasado Chinese New Year.

  Pero ahí no quedó la cosa, porque resulta que días más tarde, me topé con otra de estas almas, en este caso exteriorizada en la presencia de un Ingeniero Mecánico Sur Coreano recién salido de la universidad de su país, y recién llegado a Bristol. El caso es que este chico un día va y me pregunta en su mal inglés, que quién es ese hombre mayor vestido todo de blanco con un gorrito minúsculo en la cabeza y que está viendo estos días todo el rato en la tele. Yo en ese momento me quedé de piedra, para segundos más tarde reaccionar, acordarme de que coño es que son 3.300 millones de seres, y que a ver si nos vamos enterando. Pero claro, si tú estudias a Confucio en la escuela, que vivió medio milenio antes del nacimiento de Jesucristo, pues después cómo te vas a enterar de quien es el Papa, y de que en ese momento, estaba haciendo una visita al Reino Unido. Por cierto, que allí no estaba la gente demasiado contenta con la visita de His Holiness, y no solo porque la religión que venía a predicar no es la que comulga la mayoría de la gente -y no me refiero a la pinta-; si no, porque después de todos los recortes de gastos que están habiendo en el sector público en escuelas, hospitales, seguridad, etc. -que allí también cuecen habas, bueno, allí cuecen broad beans-, no veían con muy buenos ojos que salieran de las arcas públicas £13 Millones, que es lo que al parecer costó la visita del Papa solo los 4 días que estuvo por Edimburgo, Glasgow, Londres y Birmingham. Allí en la escuela había una chica que se volvía ya para España, y tenía comprado desde hacía tiempo el billete de avión para volar desde Londres a su ciudad, y que decidió pasar cuatro días en Londres antes de marcharse. Pues bien, la chica dudaba entre pagar £80 por noche en un hotel por una habitación con baño compartido con 4 huéspedes más, ó £135 con baño individual. Al final pagó las £135 por noche -£540 los 4 días-. Y todo porque ese finde coincidía con la visita del Papa, pero ella solo quería ver Londres, no al Papa. Joder, yo una vez me gasté 140€ por una noche en una habitación doble en el Parador de Turismo de Ronda. Y cuando digo una noche, digo una noche, ya que entré un viernes a eso de las 9:00 pm y dejé el hotel al día siguiente a las 11 de la mañana. Pero lo hice por una buena causa -por una chica-, no por el Papa. Aunque al final dormí solo, bueno, solo no, con el Tajo debajo. A ver, que no quiero decir que me acosté con el Tajo, que no, que no me tiré al Tajo. Uy, creo que lo estoy empeorando.

  Bueno, a mí me hubiera gustado explicarle al oriental quién era ese hombre, pero el caso es que yo me quedé en Juan Pablo II, a este nuevo ya no lo he conocido. Con esto del Papa me ha pasado como con el cambio de la televisión analógica a la digital, que no me adapté. Sí, ya sé, sé que la televisión analógica no volverá a estar entre nosotros -como Juan Pablo II-, pero es que este ha sido el Papa de la época en la que yo crecí. Aunque ahora que lo pienso mi Primera Comunión la tomé durante el reinado de Pablo VI, pero yo era muy pequeño y no sabía lo que hacía. Y dado que Juan Pablo I duró el pobre 33 días, pues total, que le expliqué un poco al Sur Coreano algo de Juan Pablo II y su Papamóvil. Y dejé para otro día explicarle qué es eso del Estado del Vaticano, ya que consideré que eso iba a ser demasiado para un Hijo de Confucio.

  Y a todo esto llego a Málaga y una amiga mía me dice que su hija un día a la vuelta del cole va y le pregunta que si Jesucristo venía del mono. Y ahora qué, ahora qué hacemos, qué le explicamos a la niña ?. Yo empezaría a hablarle de Confucio, así los niños de hoy en día no se formarían estos cacaos mentales ni les harían estas preguntas tan filosóficas a sus padres.

  No sé, igual hay gente que piensa que en vez de haberme ido a Inglaterra a estudiar inglés, me he ido a estudiar teología.

  ¡¡ Más Confucio y menos Gran Hermano !!

  Pd.: Por cierto, esto cuando se cobra ?. Porque esto que habéis leído fue escrito un día de diario -que me solía levantar a las 7:30 am- en mi habitación en Bristol. Día, que me levanté de la cama a las 3 de la mañana, encendí la luz, y me tiré una hora escribiendo para que no se me fuera la inspiración -ni el santo al cielo-.

  Pd.Pd.: The Photo: William Shakespeare’s Birthplace and me, in Stratford-upon-Avon, of course.

  Hoy, hace justo un año de la primera vez que pisé París. Disfrutar de la luna llena de esta noche.

Posted in Miscellaneous | 1 Comment

My Londonian experience. Or how I discovered what ‘British Punctuality’ means -and costs-

Entry previously posted on 19/10/10

  The only time I have been in London was three years ago, in September 2007. At that time I was spending two weeks in an English school in Bournemouth -south of England-, when I decided -together with a classmate- to go by coach to the Capital just for a Saturday.

  The weather there was fantastic and I enjoyed the few places I could see in just a day a lot: Piccadilly Circus, Trafalgar Square, Big Ben, Tower Bridge, etc. All things were marvellous until my classmate -a nineteen-year-old girl- told me she wanted to go to Harrods. I didn’t have a special interest in going to Harrods, but I supposed it wouldn’t hurt me, then I told her: ‘ok, no problem’.

  Already in the big store, we were walking around all the floors, and when both of us got the only things you can buy there for less than £10 -sweets and chocolates-, we realised that we were a little short of time to reach the coach in Victoria Station. Then we left Harrods road to go to the nearest underground stop, but when we got it, we couldn’t go into because it was temporarily closed by works in it. So, we ran to the next underground stop and got the Tube there, but on the way to the coach station, we noticed that we were already a bit late to get the coach on time.

  So, when we left the underground, we really ran down the distance between the underground and the coach station. And when we arrived exhausted at the coach station, our coach was still there -Oh My God-, it was at the garage and slowly starting to move, but inside the station. Then, when we, with the tickets in our hands, begged to the coach driver to open the door, he told us -through the window- without opening the door, that the coach schedule was 08:30 pm, and we had arrived at 08:32 pm. Finally he didn’t open the coach door for us, and we missed the coach.

  Of course very angry, we got a new ticket for another coach that departed London at 22:30 pm, and this single ticket cost us £18, just £3 less than the with return ticket that had cost us £21. And when finally we got to Bournemouth, at one in the morning, we had to take a taxi because the city buses didn’t run at that time, and cost us £5 each.

  And best of all, is that when I at last arrived at my host family, I noticed that I had left the candies I had bought in Harrods in the return coach from London.

  Qué nos va a pasar…

Posted in Miscellaneous | Leave a comment

‘If’ Poem

Entry previously posted on 12/10/10

  Cuando hace dos años pasé dos semanas en una escuela en Inglaterra, una de las preguntas culturales que nos pusieron allí, fue que si conocíamos el poema “If” del premio Novel de literatura del año 1907 Rudyard Kipling. Yo en aquel momento, ni conocía el poema, ni al escritor -luego ya me enteré que es el autor de The Jungle Book”-, ni tampoco le presté mucha atención la verdad. Pero este septiembre, en la escuela de Bristol donde he pasado un mes, me saltan con las siguientes preguntas culturales sobre literatura británica:

1. Are these statements true or false ?

a) Shakespeare died on his birthday
b) Agatha Christie’s books has been published in 60 different languages
c) Jane Austen lived in Bristol
d) Britain’s favourite poem is called “If”

  Y claro, al ver de nuevo el susodicho poema, ahora ya me dije, que cuando el río suena….. Entonces ahora sí le presté la atención que se hubiera merecido hace dos años, y me puse a recabar algunos datos. Pero claro, dado que yo a la isla no me llevé ni laptop, ni netbook, ni ipod, ni iphone, entre otras cosas porque no tengo nada de eso -aquellos que me conocéis sabéis que estas cosas que escribo aquí las tecleo desde mi Olivetti Lettera 35-; pues que en mi host family la única fuente de información era mi host mother, que entre otras cosas sí tenía un laptop Mac de Apple.

  Al final el laptop solo hizo falta para mostrarme algunos detalles que pondré más abajo, ya que mi host mother sabía bastante del poema, amén de tenerlo impreso y mostrármelo en un libro de poemas que ella tenía del escritor. Para empezar me dijo que la respuesta es true, o sea, que es verdad que “If” es el poema favorito de los Británicos -supongo que no se refieren a los Británicos que vienen de finde a la Costa del Sol, porque ellos prefieren “embeberse” de otros poemas como el Malagueño “Saint Michael “o el sevillano “The Cross of the Country”-. Y luego me dijo que un par de versos de ese poema, los siguientes:

“If you can meet with Triumph and Disaster
and treat those two impostors just the same”
 

están inscritos en una de las puertas que dan acceso a los vestuarios del Campeonato de Wimbledom, y que es justo lo que se ve en la foto que encabeza este texto.

  Bueno, todavía no lo he dicho, pero efectivamente, el poema es realmente muy bueno, aquí va:

“If”

IF you can keep your head when all about you
Are losing theirs and blaming it on you,
If you can trust yourself when all men doubt you,
But make allowance for their doubting too;
If you can wait and not be tired by waiting,
Or being lied about, don’t deal in lies,
Or being hated, don’t give way to hating,
And yet don’t look too good, nor talk too wise:

If you can dream – and not make dreams your master;
If you can think – and not make thoughts your aim;
If you can meet with Triumph and Disaster
And treat those two impostors just the same;
If you can bear to hear the truth you’ve spoken
Twisted by knaves to make a trap for fools,
Or watch the things you gave your life to, broken,
And stoop and build ’em up with worn-out tools:

If you can make one heap of all your winnings
And risk it on one turn of pitch-and-toss,
And lose, and start again at your beginnings
And never breathe a word about your loss;
If you can force your heart and nerve and sinew
To serve your turn long after they are gone,
And so hold on when there is nothing in you
Except the Will which says to them: ‘Hold on!’

If you can talk with crowds and keep your virtue,
‘ Or walk with Kings – nor lose the common touch,
if neither foes nor loving friends can hurt you,
If all men count with you, but none too much;
If you can fill the unforgiving minute
With sixty seconds’ worth of distance run,
Yours is the Earth and everything that’s in it,
And -which is more- you’ll be a Man, my son!

Rudyard Kipling

  Y ahora una joya dedicada a mi hermano Juanma, sobre todo para que se vea recompensado por ser el seguidor número 1 -ex aequo con Mónica- de esta página.

Pd.: Ah, las respuestas a las preguntas a), b) y c) os dejo que las busquéis vosotros.

Posted in Miscellaneous | Leave a comment

Decodificadores y 3D

Entry previously posted on 29/08/10

  Hace unos meses se me presentó en casa un vendedor de la empresa que me suministra Internet, que no diré que es Procono para no hacer publicidad. Pues bien, el hombre viendo que en mis datos como cliente solo tenía contratado el servicio de Internet, y dado que ellos también suministran telefonía y televisión, me quería vender sobre todo el servicio de televisión. Y el incentivo para venderme el servicio era que si lo contrataba no me haría falta el decodificador cuando se produjera el apagón analógico.

  Pues bien, el caso es que cuando me dijo eso del decodificador le dije que yo no tenía “aparato de televisión”, a lo que este señor, y sin haberme escuchado, o habiendo entendido que lo que no tenía era decodificador -que tampoco tenía, pero bueno- va y me dice: “pues eso mismo es lo que yo le estaba diciendo señor, que no le va a hacer falta el aparato”. Si unos días antes de que este señor se me presentara en casa, no me hubiera desecho de lo que mi madre definió como obra de arte la primera vez que lo vio, sin nada que envidiar a las que se presentan en ARCO, o sea, mi tele, yo simplemente hubiera hecho pasar al susodicho a mi salón y ahí hubiera acabado la cosa.

  Total, que a continuación le digo: No mire, que es que lo que no tengo es el “receptor de televisión”. En fin, que este señor, entrenado para vender, y sin escuchar, -o sin entender-, o incluso anulado por una mente que es incapaz de registrar que en siglo XXI alguien no pudiera tener televisión en casa, seguía erre que erre, diciéndome: “pero si eso mismo es lo que le estoy intentando decir señor, que precisamente, gente como usted es la más indicada para contratar este servicio, ya que no tiene que modificar nada”. Total, yo que ya no sabía como explicarme, que me sentía un poco impotente ante la situación y que ya le había dicho que no tenía ni aparato ni receptor, empecé un poco a subir la voz y le dije: “mire usted, que lo que no tengo es la caja esa negra con la figurita encima, que lo que no tengo es tele, se lo digo en inglés: telly”.

  De verdad, si hubierais visto la expresión en la cara de este señor cuando su mente por fin registró algo para lo que el curso de vendedor no lo habían preparado. Seguro que en el curso le habían enseñado el “caso de empleado/a del hogar sin poder de decisión”, o el “caso de señora que no entiende de esas cosas y que venga cuando esté su marido en casa”, pero no el “caso de tío que aparentaría unos treinta y tantos -tengo cuarenta y tres, pero es por echarme algún piropo yo mismo-, en pijama, a las doce del mediodía y sin tele”. En fin, que me dijo: “bueno, adiós, adiós, encantado”, y se fue corriendo bajando las escaleras mirando de vez en cuando para atrás.

  Bueno, pues como habéis podido comprobar yo me quedé en la televisión analógica, ya el cambio al sistema digital no lo he vivido. Ahora me dicen que van a sacar teles en tres dimensiones -3D-. Cuando me enteré pensé que las teles antes, las que eran una caja negra, ya tenían 3 dimensiones, y que luego las pasaron a dos dimensiones -2D- cuando sacaron las teles planas, que le quitaron el fondo. Me dicen que no es eso, que la gente verá las cosas y a las personas como si en verdad estuvieran ahí dentro. Pero no estaban?, yo siempre pensé que esa gente que salía en la televisión vivía ahí dentro, y que ya estaban en 3D, yo todas las noches me despedía de ellos cuando me iba a dormir.

  A lo mejor es que la gente todavía no se ha enterado que el 3D ya existe. Que uno, si quiere, puede ir a ver una obra de teatro en 3D, y comprar un kilo de patatas en una verdulería en 3D. Yo en verano todos los findes por ejemplo me voy a una playa en 3D, y a diario cojo un autobús en 3D. De verdad, intentarlo, salid de vuestros salones y de vuestras teles en 3D. Esto es ya lo que faltaba para que la gente no saliera de sus casas, desde luego es El invento del maligno. Ahora ya sí que la gente no se encontrará a chinos perdidos por la calle, a lo sumo se encontrará a gente perdida en el pasillo de su casa yendo de la tele en 3D del salón, a la tele en 3D de la cocina, antes de meterse en la tele en 3D del dormitorio.

  Vosotros seguid así, y el día que alguien salga de la pantalla y empiece a comerse vuestra cena, u os diga que se va a quedar a vivir con vosotros ya me diréis, que Woody Allen ya os avisó.

Posted in Miscellaneous | 1 Comment